Dentro de la familia de los martillos encontramos mucha variedad dependiendo del material al que queremos aporrear.

Martillo de carpintero o ebanista.

Este martillo es el más común en las cajas de herramientas ya que es el más compacto y versátil de todos.

Por ese motivo, su uso no es solo para hacer trabajos en carpinterías, este martillo también es el que utilizan los electricistas y otros oficios que necesitan un útil para golpear o clavar.

Hay varios tamaños, se clasifican según su peso. Su mango de madera ayuda mucho en la absorción de golpes, pero también hay modelos más modernos totalmente de metal y con el mango recubierto por una goma.

Martillos de uña

Este es el utilizado por los carpinteros dedicados al mundo de la construcción, personas que están todo el día prácticamente clavando clavos. Se suele levar siempre colgado en un cinturón de trabajo.

martillo con uña

Por un lado del martillo encontramos la parte la cual se utiliza para golpear y clavar clavos y en el otro lado encontramos una especie de “uña” muy útil para sacar clavos.

Martillo o mazo de goma

Este martillo es utilizado por los profesionales de la construcción para colocar el suelo, azulejos o piezas más grandes incluso de mármol.

martillo de goma

Martillo de  bola

Este martillo suele ser de uso profesional por personas que trabajan con el hierro o en el mundo de la automoción, como puede ser un chapista.

martillo chapista

Martillo de nailon

Este martillo se utiliza para no marcar el material con el que trabajamos, es también utilizado en la reparación de chapa de un coche.

martillo nailon

Conclusión:

Como ves puedes comprar el martillo que prefieras, pero si buscas un martillo “básico” yo me decantaría por el martillo de ebanista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *